jueves, 15 de abril de 2010

Hoy toca decir adiós.

Hoy no hago entrada sobre labores. Hoy, después de unos días esperando lo inevitable, nos hemos despedido de nuestro Portos, nuestro perro, al que quería con locura, como si fuese mi hijo.
Después de casi dos semanas esperando la orden de la Junta de Andalucía, hoy ha llegado, y en poco menos de dos horas, hemos pasado de tenerlo por casa, con sus babas, sus pelos, sus ladridos, sus caricias... ya no hablemos de su compañía, cariño... a su total ausencia de este mundo.
Portos era un boxer de casi siete años. Lo adoptamos al nacer, pues como su mamá no dijo que esperaba familia, cuando quisimos darnos cuenta, estaba a punto de dar a luz cinco cachorritos... todos preciosos... cuatro perritas y un perrito. Poco a poco se fueron colocando, se les fue buscando su sitio a cada uno... pero el perrito nadie lo quería... y claro, ya casi un mes que tenía, y empezaba a destetarse... puff!! una boca más en esta casa perruna... Así que el pariente y yo, nos liamos la manta a la cabeza, y lo trajimos a casa. Le hicimos hueco en nuestro piso de 65m2, en nuestro sofá y si me apuras, hasta en nuestra cama. Poco a poco nos fue dando muchas alegrías, aunque también, de vez en cuando, hacía alguna de las suyas, como romperme casi todos los zapatos, o la ropa interior... jajaja!! Pero se le pasó a la que se iba haciendo mayor. Con el tiempo, fue madurando, aunque su carácter cachorril y nervioso no lo perdió nunca. Era alegre, juguetón y cariñoso. Cuando nació el peke, lo acogió en casa como uno más, hasta me lo cuidaba cuando lo tenía dormidito en la cuna(solía echarse debajo de la cuna, y me avisaba cuando el niño se empezaba a remover). Pero como nos pasa a todos, con la edad se nos va a griando el carácter, nos volvemos desconfiados y vamos cogiendo miedos que, aunque sabemos que no existen, los hacemos nuestros. Y si le añadimos que nos ponemos enfermos... va a peor. Y después de varias situaciones comprometidas, hace unos días, nos dieron un diagnóstico. Gracias a que en los animales se permite la eutanasia, esto no ha ido a más, y no ha sufrido, ni él, ni nosotros, más de lo necesario.
Solo me queda darte la despedida que te mereces, y que no hemos podido darnos. Siempre te voy a llevar conmigo, mi niño, nunca olvidaré todo lo que me has dado, las alegrías que hemos vivido contigo, las tardes y paseos por el campo, los progresos en la escuela canina, tus besos, caricias... Pero ya terminó todo. Ya estás en tu cielo, todo lleno de perros, jugando, saltando, con un sofá para tí solo y sin una dueña que te eche cada vez que te ve montado. Con una cama enooooorme para tí, para que duermas tus siestas cada vez que te apetezca, y un parque infinito donde correr y jugar con todos esos amigos que te están esperando. Quiero pensar que es asi, aunque no sea verdad, quién sabe... Pero al menos, me duele un poquito menos imaginar tu ida de esta forma.
Sólo me queda decir, con un nudo en la garganta, D.E.P.

13 comentarios:

virtudes dijo...

Siento mucho que ya no tengaís la compañía de Portos, pero ahora siempre estará en tu recuerdo.
Un cachorrito compensaría vuestra pena. ¡Animo!

troy dijo...

Lo siento mucho guapa..
Te mando un abrazo!

filrosa dijo...

que duro es verdad? solo puede entenderlo de verdad el que ha amado a un perro.
Piensa que tuvo la mejor de las vidas y también la mejor de las muertes, sin dolor, sin miedo, sin agonía y con sus seres queridos muy cerca.
Portos no se ha ido, no se irá nunca, un ser que ha dado y recibido tanto amor vive perpetuamente en el corazón de los que le han amado.
Un fuerte abrazo

Dunae dijo...

Lo siento mucho guapísima. Entiendo perfectamente como te debes sentir. Sólo puedo desearte que lo consigas superar lo mejor posible. Y tranquila, que Portos está en buena compañía. Duna y él estarán jugando sin parar y durmiendo juntitos.
Muchos besos y ya sabes donde me tienes.

Anónimo dijo...

¡Ojú, Rosa! Ya me parecía que estabas un poco despistada del foro. Lo lamento mogollón porque es una decisión dura y un trago pasarlo.
Besos gordos desde mi osera
mamaosa©

Adryteje dijo...

Sniff... me muero de tristeza...no sabes como te comprendo, cariños!

Tejidos Oli dijo...

Te dejo un abrazote y besis OLI

Anónimo dijo...

Rosa, lo siento mucho. Por lo que escribes, se ve que lo querías mucho. Aunque hagan trastadas, se les coge cariño y son uno más de la familia.
Un beso. Isa

M. dijo...

He pasado por esa situación ya 3 veces...cada vez que se nos ha ido le cuesta a mi padre una enfermedad.La última vez estuvo 2 años sin salir hasta que llegó otro cachorro.
!Lo siento de verdad!

Eli dijo...

llegue aque de casualidad y no puedo dejar de comentar,no sabes como te entiendo yo perdi a mi perra gran danes hace casi año y medio, tambien tuve que sacrificarla, solo te dire que aun con lagrimas a veces y muchas otras con cariño y amor no dejo de recordarla, el tiempo ayuda, y lo que nos deja esos seres es increiblemente valioso, cambia nuestras vidas para bien, ellos nos hacen mejores, aun con despedida inevitable ,todos deberian conocer el amor de un can, no se asemeja a nada de este mundo, te mando una abrazo gigantesco, seguramente tu pichi debe estar muy bien y sin pena, le evitaste el sufrimiento :)

Ljan dijo...

Hola amiga siento mucho tu perdida, per sabes que era lo mejor, claro que se les coge mucho cariño, pero tu tienes a mi gran modelo para aferrarte en el, como esta? que hace tiempo que no hablamos no me olvido de ti ehhh que siempre has estado pendiente de cada cosa que necesitaba, besos y espero que estes mejor.

Esther dijo...

Pobrecito, espero que no haya sufrido.
Un beso.
Pero que es lo que tenía para tenerlo que sacrificar???

DeLabores dijo...

Rosita, no sabia nada, me quedo de piedra. Con lo que hablabas de Portos....
Siento mucho lo que te ha pasado, aunque a veces por ellos es mejor asi... cuando me toque, me muero yo con mi Sira.
Besitos

¿Cuántas somos ya?

Free Web Site Counter