miércoles, 26 de enero de 2011

Crónica de una muerte anunciada

Dicen que no hay dos sin tres, y después de dos de las pérdidas más dolorosas que hasta ahora me he enfrentado en mi vida, se une a ellas una tercera. Nueve días después, una hija se reune con su madre, aunque no como esperábamos.
Hoy no puedo contar más que la historia de una luchadora, la de una mujer con un par de ovarios. Hoy, vuelvo al pasado, a hace dos años, cuando plasmé en este blog el contento y la alegría que suponía en ese momento la superación momentánea de una terrible enfermedad. Hoy, desde aqui, quiero recordar a Loles, mi tía, la que al final no ha podido sufrir más, y ayer por fin pudo descansar en paz. Porque Loles, después de tanto luchar, rechazó su trasplante de médula, el que tanto estaba esperando, el que con ansia llegó un mes de junio a su organismo, el que le dió la esperanza de seguir viviendo, y el que le ha quitado la vida.
No tengo palabras para expresarme, no encuentro como juntar las letras para contaros su vida, me está resultando muy difícil, porque todavía no consigo creer que no esté en esa cama, en esa habitación 605 del hospital Carlos Haya de Málaga, en la planta de hematología, con su panorámica a pie de cama, su ventana con su mar, su puerto, su catedral. Con sus recuerdos de familia, sus cosas, su casa en ese alféizar. Todavía no soy capaz de sentir que es verdad que su corazón dejó de latir ayer, a las tres de la tarde, cuando su cuerpo ya no pudo más y se abandonó a las caricias de la muerte.
Su enfermedad, la leucemia. Qué contaros de ella? Otro día, con más fuerza, os haré un resumen, por si a alguien le interesa.
Hoy no puedo hablás más, con un nudo en la garganta me despido de ella, de tí, Loles. A la que te hemos querido con locura, a la que hemos apoyado desde el principio y con la que hemos estado hasta el final. Qué vamos a hacer ahora nosotras, tita? sin tus consejos, sin tus historias, sin tus locuras de bombero. Cómo vamos a poder vivir sin vosotras, las mujeres de nuestra familia paterna. Hemos perdido el norte, y no sé si volveremos a encontrarlo. Espero que estéis juntas, madre e hija, allá donde estéis.



D.E.P.

Por lo demás, solo me queda decir que me tomo unas vacaciones de todo esto. Necesito pensar, asumir la realidad, y ver con claridad y perspectiva. Disfrutar un poco de la vida, que son dos días y no nos damos cuenta de que pasa enseguida. Sacar planes adelante, con paciencia y dolor de que ninguna de las dos estén aqui para verlo.
No sé si volveré la semana que viene, un mes o un año. Espero que sea pronto, no sé vivir sin vosotr@s.
Besotes a tod@s los que estáis ahí, y gracias por vuestro apoyo, vuestra comprensión, por leerme sin rechistar cada entrada epistolar. Espero veros a mi vuelta.

14 comentarios:

filrosa dijo...

no tengo palabras, solo puedo mandarte un fuerte abrazo de consuelo en tu terrible sufrimiento, que injusta puede llegar a ser la vida a veces....

Laura dijo...

Tomate el tiempo que necesites porque aqui estaremos esperándote cuando vuelvas, un abrazo muy fuerte y ánimos para seguir adelante lo mejor que puedas trás un mes tan difícil como llevas...

Mi planeta de hilitos y lanas dijo...

Rosa, lamento el duro momento por el que estás pasando. Supongo que no te reconforte nada en estos días tan amargos, pero desde aquí quiero enviarte un mensaje de ánimo y un abrazo.

Anónimo dijo...

Rosabh, lo siento mucho, no sé ni que decirte sino mucho ánimo y que poco a poco irás asumiéndolo y superándolo.

Un beso muy grande
Tutuna (del foro delabores)

charo dijo...

Rosita siento mucho lo que os ha pasado a ti y a tu familia, qué difílil de superar son algunos momentos, ya se sabe que con el tiempo .... pero ahora el dolor y la pena son muy intensos. Un abrazo fuerte y todo mi cariño y aquí estaremos cuando tengas ganas de volver. Un beso.

Rosa dijo...

Ánimos para seguir adelante. Se fuerte y espero que te encuentres más animada. Rosa.

GraDaireaux dijo...

Amén niña, ya que fue un rezo tu despida, un abrazo en la distancia.

virtudes dijo...

Me ha conmovido y emocionado este homenaje tan bonito que le has hecho a tu tia.¡Ánimo!

Sara_Ooo dijo...

El tiempo de vacaciones te vendrá bien, aunque intenta no pasarlo sola. Ser luchadora no es nada fácil.
Un fuerte abrazo, y ánimo.

belin dijo...

Lo siento muchisimo, espero que algun dia se encuentre una cura para esta enfermedad, he pasado por ella con mi madre y aún tengo la suerte de tenerla a mi lado, ahora tengo la misma vista panoramica de ella porque está malita en el clinico, gracias a dios no por lo mismo, muchisima fuerza y quedate con lo bueno, no te puedo decir como superarlo porque para mi es inimaginable ese dolor, de una ganchilleadora de malaga muchisimos animos!

Carmen dijo...

Rosita, vuelve cuando te encuentres mejor, cuando tu quieras, ya sabes que te queremos.
Te mando un fuerte abrazo.

Montse dijo...

Cuanto siento tu pena, de verdad que tu relato me ha llegado al alma, lo siento y te acompaño en este duro trance tomate tu tiempo, pero vuelve

Paloma dijo...

Lo siento muchisimo y te entiendo de verdad, por desgracia ya me ha tocado despedirme de unos cuantos seres queridos y es muy muy duro, ánimo y coge fuerzas de la gente querida que estan a tu alrededor. Un beso

Ana dijo...

Nena, lo siento, me entero tarde, ando tan metida en lo mío, que parece que el mundo exterior no existe.
De vez en cuando piensas, voy a pasear un poco, me hace bien y mira pasas por las casas de las amigas y te topas con más de lo mismo.
Tienes razón, son cuatro días y ante estas cosas, nuestros problemas cotidianos se hacen tan chiquitos, que no son problemas, son nimiedades que no nos dejan disfrutar de lo que tenemos.
Un beso, sigue hilando e innovando con tus labores, y ya sabes que sigo por aquí

¿Cuántas somos ya?

Free Web Site Counter